Google+ Followers

Wednesday, September 11, 2013

HUBO REALMENTE CARNAVALES EN MORON 2013?

UN APÓCRIFO CARNAVAL ENTRE LAS QUIMERAS MORONERAS
Por: Valentín (Valentino) Balart, Agencia de Prensa Libre Avileña, A.P.L.A.
Morón, septiembre de 2013.- Les hablaré del mal llamado Carnaval (1), efectuado en la Ciudad del Gallo, Morón, del 5 al 8 de septiembre. Según la investigación realizada y nuestra propia experiencia, fue una reverendísima falta de respeto al pueblo trabajador.
En primer lugar, el gobierno local hizo poca cosa ya que la mayoría de las ofertas eran por parte de los cuentapropistas (negocios particulares), a los que les cobraban alquileres increíbles, sin contar las patentes de ventas que estuvieron exageradas y todos se quejaban en susurros, ya que al no tener un sindicato independiente, que luchara por sus intereses, tuvieron que seguir las ordenes de los ponderados y soberbios dueños de la Isla.
Por otra parte las malas condiciones higiénicas prosiguieron, a pesar de haber pasado una gran crisis de epidemia de cólera, dengue, enfermedades diarreicas agudas, entre otro racimo más de padecimientos que “desaparecieron como por arte de la magia revolucionaria socialista”, antes del cacareado carnaval.
Las fiestas populares (carnavales) preparadas por el gobierno municipal se desarrollaron en la calle 10, cerca del Hotel Morón, el área cercana a la legendaria tienda de ropas “El Gallo de Oro”, y finalmente el Parque “Agramonte”
El primer día, de supuestos paseos de carrozas y comparsas fue un desastre. Las famosas carrozas de fuegos anunciadas, como algo espectacular, no era más que remolques de camiones, empapelados como caja de regalo de mala categoría, donde personas inocentes intentaban bailar, con sus pies descalzos por no llegar a tiempo los deseados tenis; a la vista y miradas curiosas, llenas de comentarios alegóricos a la escasez imperante en el país; pero siempre con ese buen toque de humor cubano ya que llegaron a decir que las supuestas zapatillas que traían esos ingenuos timados por su corta edad, eran de marca ADEDOS, recordando las ADIDAS tan imposibles de alcanzar por los pobres de la tierra, y las comparsas más bien parecían unos grupos de esclavos o limosneros, la falta de colorido de un verdadero carnaval era evidente, una oda a la desfachatez y a lo grotesco, ante una tribuna improvisada de madera verde, que más bien parecía un dormitorio de gallinas. En fin, todo de cierta forma encajaba muy bien, porque hacer un ridículo mayor, sería un record Guinness, del cual serian buenos merecedores.
La gran afluencia de público como solía ocurrir años atrás, también quedó en el pasado, y lastimosamente está muriendo cada día que transcurre algo de nuestras costumbres y tradiciones.
No se puede negar que llegó el “Comandante y mando a parar”, de tanto parar todo, hoy ha parado el avance de la felicidad, no hay una verdadera economía, porque también está estancada, no hay prosperidad en el pueblo trabajador, porque se ha quedado en ese bache creado por la tiranía; pero si hay y bien grande una esperanza: “Nuestro día, ya viene llegando”     
(1) Carnaval: Los elementos comunes a todas las fiestas suelen ser los desfiles de carrozas, las competencias coreográficas entre comparsas, la presentación simultánea de grandes orquestas de música popular, los bailes multitudinarios y el expendio de comidas y bebidas, y el uso de mascaras entre otras diversiones.