Google+ Followers

Wednesday, September 11, 2013

CORRUPCIÓN Y AUTORIDADES SE HERMANAN EN MORÓN CONTRA OPOSITOR PACIFICO

 
Disidente pacifico realiza abierta acusación y es amenazado de muerte

Por: Valentín (Valentino) Balart, Agencia de Prensa Libre Avileña, A.P.L.A.
Morón, 11 de septiembre de 2013.- El disidente pacifico moronense Roberto Carlos García Rodríguez, quien cumplió 5 años y 7 meses bajo falsas acusaciones en las prisiones de la provincia de Ciego de Ávila, y que fuera liberado de forma inmediata tras ese periodo, luego de descubrirse el fraude de la causa registrada con el número 139 de 1999, por parte del oficial Gilberto Cabrera (ver YO ACUSO 5 de Mayo de 2009 Misceláneas de Cuba) es ahora amenazado con golpizas que pudieran provocar su muerte por el protegido del Departamento Técnico de Investigaciones (DTI), Luís Almenares Acosta, quien usurpó su vivienda con documentos falsos proporcionados por el entonces director de la Vivienda Municipal, José Ramón Leiva Vilanova (en prisión actualmente), cuando el afectado le había prestado la misma bajo mutuo acuerdo – porque vivía en casa de su mujer - y bajo las promesas del Mayor Raiden ex jefe de la Policía Nacional, quien aseguró que así el vecino de Roberto Carlos García, el capitán Aldama y su compinche Adalberto Hernández Quiroga le dejarían tranquilo (léase cero hostigamiento y amenazas por no simpatizar con la revolución) estando viviendo alejado de los mismos por un tiempo.
Roberto Carlos, en calidad de afectado y con documentos originales viene reclamando su casa desde hace meses sin respuesta alguna a su favor, y acusa públicamente a la policía política o Seguridad del Estado de maniobrar en su contra, así como a la Subteniente Rosa Elena (vinculada en el caso del ex capitán de las FAR Teleforo Hernández Martínez, ver Polioro.com y aplacuba.blogspot.com) y el capitán Wilberto, quienes manipulan todo a favor del usurpador Luís Almenares.
“…aquí por dinero baila el mono, y algunos de estos antropoides, parecen ser muy buenos bailarines…” comentó Roberto Carlos García González a modo de conclusión.