Google+ Followers

Thursday, December 4, 2014

STRIP TEASE POLICIAL EN CAMAGUEY


STRIPTEASE POLICIAL.

Por: Valentino Balart. Agencia de Prensa Libre Avileña. A.P.L.A.
Morón, Diciembre 2014.

Estando esperando por un ómnibus con rumbo a la Isla de Turiguanó, aquí en Morón, provincia de Ciego de Ávila, se me acercó un amigo oriundo de esta Ciudad del Gallo a contarme sobre lo ocurrido el pasado 25 de Noviembre del presente año en el cual él junto a un enorme grupo de personas más fueron víctimas de un vil atropello acaecido en la ciudad de los tinajones, Camagüey.
Me contaba que viajó con enormes dificultades a esta bella ciudad para realizar unos trámites legales, y ya se deben imaginar el papeleo normal de aquí, incluyendo el tira que encoje que suelen formarse en estos lugares, pero cuando estos hábiles empleados en términos generales, ya que esto aplica para Cuba entera, perciben que los solicitantes de cualquier gestión por pequeña que sea resultan ser foráneos, queda bien claro para los más astutos facultados para realizar estas encomiendas que allí está su buen filón de oro que aliviara a paliar más o menos sus necesidades de burócratas de turno, basándose  en aquello de que esos posibles clientes por así decirlo, quieren regresar vertiginosamente a sus lugares de origen por las terribles dificultades con el transporte en Cuba y allí entra rápidamente el encajillo de ayúdame que yo te ayudaré, porque por dinero baila el mono y los cubanos también, debido a las pésimas condiciones de vida que les brinda la involución comunista de los hermanitos Castros.
Pero pasado ese gravamen con coacción ya que de lo contrario tendrían que esperar o tener que volver y volver a sus brazos otra vez interminablemente, y como se suele decir aquí en Cuba a veces perdiendo se gana; entonces llegó la segunda parte de la película, que aunque muchos afirman que nunca segundas partes fueron buenas ya verán esta que si llevaría o no hasta un Oscar de Hollywood.
Llegando a la terminal de ómnibus interprovinciales de la ciudad de Camagüey ,este señor que es una persona de respeto aquí en Morón, empezó a probar sortear su suerte en este súper hacinado territorio exclusivo de viajeros nacionales, y luego de muchos esfuerzos logró conseguir dos preciados pasajes para él y su hija de apenas 16 años para la guagua que salía a las 4:20 PM de esta ciudad rumbo a Cienfuegos, donde ellos sacaron pasaje hasta Ciego de Ávila, al igual que otro grupo de moronenses que coincidieron en ese lugar, en el día y en la hora no indicada.
Ya con todo el personal dentro del ómnibus se formó la buena, un individuo estalló con un exagerado escándalo porque afirmaba que le habían robado su móvil dentro de la guagua (ómnibus), allí vino el despelote total con los registros de todos los pasajeros, pagando justos por los supuestos pecadores, y al no aparecer el dichoso móvil condujeron la guagua urgentemente a la unidad policial de esta ciudad, tal como si fuese el anuncio de una posible bomba en el ómnibus con la presencia de talibanes extremistas en el mismo, porque en minutos ya estaban en presencia del tercio táctico de la PNR (Policía Nacional Revolucionaria) de Camagüey.
Allí fueron bajados estrepitosamente de la guagua y separados por sexos, hombres para un local y mujeres y niños para otro, donde fueron despojados de sus pertenencias y ropas sin tener en cuenta edades ni nada que pudiese dar a entender que esos rústicos bárbaros que ostentan el nombre de policías tuvieran un ápice de cordura, o sea sin vestigios de alguna humanidad, sensibilidad o compasión al menos por los ancianos y niños.
Se proyectaron en atrapar al supuesto criminal a tontas y locas como buscando una aguja en un pajar, siendo esta arbitrariedad en supuestos tiempos de PAZ, un recordatorio de lo que sería la requisa final antes de pasar al interior de cualquier campo de concentración Nazi Socialista, y siguiendo con el tema principal allí fueron atormentados con las vejaciones más extremas realizadas ilegalmente a civiles inocentes, tales como hacer cuclillas desnudos frente a oficiales de la policía, a lo que me pregunto. ¡¿Quién se introduciría un móvil vía anal para esconderlo?! Esa dilatación sería un record Mundial, vaya ni una vaca, pero se sabe de antemano la escasez de neuronas existente entre los aparatosos y dramáticos serviles de la dictadura, que solo saben cumplir órdenes además de repetir lo dictado por sus superiores como necios papagayos, y ya mecanizados así de esta forma no logran nunca pensar, porque eso los pondría en shock o tal vez caerían en isquemias transitorias, ya que sus inútiles cerebros no pasan de un 35% de coeficiente de inteligencia (que ya con mencionar la palabra inteligencia refiriéndose a ellos, es una ofensa a las personas normales)  por eso solo actúan como autómatas que suelen ser, porque estos individuos de uniforme azul son como el perro de la RCA VICTOR, solo Atentos a la Voz del Amo.
A pesar de ese desagradable evento, colmado de contratiempos todos estos creados por los ineptos e incompetentes policías al servicio del comandante en jefe y su clan, al final de la imperecedera jornada de instrucción y adiestramiento para quizás tiempos aún más difíciles que estos, o más bien tiempos de CAMBIOS, estos despiadados e insensibles gendarmes no dieron la más mínimas disculpas o justificaciones a estos ofendidos pasajeros muy indignados por tan semejante injusticia e ilegalidad, según cuenta el incomodado progenitor porque allí estuvo involucrada su hija menor sin su supervisión como padre ante esta barbarie de corte extremista al más puro estilo fanático recalcitrante de los años 60, cuando nacía esta desventurada infelicidad que resulto ser al final de la jornada, no más que una tribulación para el pueblo cubano.
Y cuenta este anónimo señor, muy afligido y apesadumbrado, que apenas se discutió del evento con un texto prefabricado y que más bien se oía claramente que estaba fuera de contexto, que era a la vez un enorme pretexto, para tratar de justificar la magia que no les resultó totalmente posible de lograr hacer aparecer el móvil de la discordia; aunque otros también se preguntaron si eso no hubiese sido algo tramado de antemano para capturar a un presunto prófugo, traficante, un chivatazo de que se transportaba algo de mercancías para la bolsa negra etc. porque no había razón alguna de registrar los maleteros y los equipajes que ya habían sido guardados antes del incidente.
A pesar de haber casi virado al revés la guagua y sus pasajeros por más de tres horas en la inútil unidad de la PNR Camagüeyana, quedó bien claro su ineficiencia muy plausible ante los ojos de todos los pasajeros del ómnibus con destino Cienfuegos, que logró hacer su entrada a la Ciudad de Ciego de Ávila a altas horas de la noche y donde tuvieron que pernoctar varios pasajeros que seguían a otros municipios avileños, principalmente ancianos y madres con niños entre otros más, teniendo que esperar al nuevo día por ser personas de bajos presupuestos, imposibilitándosele continuar viaje por los altos costos de los automóviles a esa hora de la noche que son particulares en su mayoría, porque los estatales brillan por su ausencia total.   
Hoy todavía este viejo colega recuerda amargamente esas vergüenzas de las cuales fueron objeto todos esos sometidos pasajeros, y sufriendo el por esa eventualidad mucho más que otros por ser una persona religiosa e incluyendo su hija menor, eso es algo (me comento) que le recuerda las películas del horror fascista y de la consternación de los Judíos ante ese holocausto impuesto por otro régimen al igual de desalmado y sin compasión. Y principalmente él se queja de que a estas alturas de su vida con sus casi 50 años, haber tenido que hacer públicamente ante conocidos y desconocidos un Strip-tease al compás de las Tonfas  policiales y para colmo de gratis.