Google+ Followers

Thursday, April 24, 2014

AUMENTAN DETENIDOS Y DESPEDIDOS EN HOSPITAL DE MORON.

  AUN NO ESCAMPA EN EL HOSPITAL DE LA CIUDAD DE MORON

 Por: Oscar Ayala Muñoz

 Un saldo  todavía mayor de detenidos y despedidos de sus puestos de trabajo está arrojando la auditoria nacional que desde finales del pasado mes de marzo se desarrolla en el hospital provincial Roberto Rodríguez – El Vaquerito  - de la ciudad de Morón en la  provincia de Ciego de Avila. Esta auditoría, solicitada expresamente por el Consejo de Estado y el Ministerio de Salud Pública, cuyo tiempo de duración se espera sea de aproximadamente dos meses, se está llevando a efecto  con el propósito de sacar a flote hasta los más mínimos detalles de los reiterados hechos delictivos en gran escala que por espacio de varios años vienen ocurriendo impunemente en detrimento de la salud y bienestar de los pacientes. Como bien fue informado a mediados del mes de marzo, el comienzo de la feroz ofensiva policial tuvo lugar cuando el director del hospital sorprendió al operador del tractor sacando de la instalación una significativa carga de cárnicos camuflajeada dentro de las cubetas destinadas al traslado del sancocho. Antes fuertes presiones por parte de la policía que acudió minutos después de ser llamada por el director, al tractorista no le quedó otra alternativa que decir hacia donde se dirigía con la compremetedora carga. Como ya muchos conocen, esta información significó el punto de partida, diríase la chispa, que puso en marcha más de una docena de registros en las viviendas pertenecientes al personal administrativo del hospital. Como resultado fue decomisado un variado equipamiento que había sido asignado al hospital por espacio de varios años, entre ellos, aires acondicionados, splits, televisores con puerto USV, refrigeradores, neveras, ventiladores y muebles, entre otros, en su inmensa mayoría nuevos y destinadsos a pacientes. Según pudo conocerse a última hora gracias a declaraciones extraoficiales de uno de los operadores de la planta eléctrica de la mencionada instalación, hasta se estuvieron manejando planes para desviar un potente aire acondicionado nuevo destinado a la sala donde se hallan las computadoras que controlan el funcionamiento de la mencionada planta. El plan se frustó, de acuerdo a lo contado por el mencionado operador, cuando él dijo indignado que se quitaba el nombre si ese aire acondicionado era utilizado para otro fin, pues estaba seguro que había sido asignado para garantizar el normal funcionamiento de las computadoras de la planta. Después de transcurrido casi mes y medio de los sucesos del del 10 de marzo, así andan las cosas por la edificación de salud insigne de la provincia avileña.