Google+ Followers

Friday, June 6, 2014

PRESOS DESTRUYEN PROPIEDADES EN MORON

OFENSIVA POLICIAL ACTUA SIN ESCRUPULOS

Por. Oscar Ayala Muñoz, Agencia de Prensa Libre Avileña, A.P.L.A.

Una ofensiva policial sin previo aviso cumpliendo órdenes del gobierno central, está llevando a cabo una feroz campaña de demolición de aquellos espacios añadidos por los moradores de la primera planta de los edificios multifamiliares enclavados en la zona sur de la ciudad, en el lugar conocido como Carrazana en la ciudad de Morón, provincia de Ciego de Ávila. Este Reparto, cuya construcción comenzó hace poco más de tres décadas, abarca un área de unos 60 000 metros cuadrados y está conformado  por una treintena de edificios de bajo costo y de corte rústico, que albergan en la planta baja unas  130 familias, de las cuales su inmensa mayoría vive con extrema incomodidad en espacios muy reducidos

Como deben conocer muchas personas residentes en el extranjero, poco tiempo después de haberse construido estas edificaciones, los moradores de la planta baja con el objetivo de ganar en comodidad, fueron añadiendo en la parte trasera pequeños locales de diferentes medidas para la ubicación de bateas, cuartos de desahogo y hasta garajes, etc., algo que el diseño original debió tener en cuenta previendo el crecimiento futuro de la familia.

Una situación que ha llamado mucho la atención es que las fuerzas policiales , con una función muy bien definida en el mundo entero, es la que se encuentra al frente de los operativos auxiliándose de presos que son los que destruyen con mandarria todo lo que encuentran a su paso que no se corresponda con el diseño original de estas edificaciones multifamiliares, en vez de dedicarse a perseguir el delito, cuyos índices aumentan por día en la ciudad, principalmente en estos lugares donde es muy alta la densidad poblacional y las viviendas están pegadas unas a otras conformando una gran estructura.

Según hemos podido apreciar el descontento y las protestas de las familias afectadas y las de otras muchas residentes en las plantas de arriba  - cuatro en total -  que se han solidarizado, se incrementan por día, hasta el punto, que en la ciudad, la idea de que esta nueva injusticia podría derivar en un serio problema político, no se descarta. No pocas del total de familias afectadas ya están amenazando con renunciar a todas las organizaciones políticas y de masas a las que pertenecen y no participar más como votantes en las próximas elecciones.

No es de extrañar que estas acciones de demolición hayan comenzado por las edificaciones multifamiliares de Carrazana, en este lugar el mayor peso de los residentes corresponde a obreros. Decimos esto con cierto fundamento y también los afectados piensan de esta manera, ya que el mayor conglomerado de edificaciones de la ciudad, conocido como Micro Norte, aún no lo han tocado en lo más mínimo. En este lugar residen una cantidad bastante significativa de dirigentes políticos y administrativos de la ciudad y de la provincia.

Algunas personas se preguntan, por qué desde un principio estas ampliaciones por la parte trasera hacia el exterior no fueron terminantemente prohibidas, por qué haber esperado tanto tiempo para implantar la medida de prohibición y hacer que cientos de familias  que ocupan la primera planta invirtieran cuantiosos recursos que bien pudieron haber utilizado para otros fines . Somos de la idea que en estos momentos lo más  prudente y justo sería ajustar estos espacios a determinadas normas estéticas y de higiene para que puedan seguir manteniéndose, en vez de proceder a la demolición. Así debería entenderlo el gobierno municipal y preocuparse ante todo, por remozar y embellecer este conjunto arquitectónico, ubicado muy próximo al Hotel Morón y al pintoresco Gallo  del mismo nombre, arreglar sus calles, repletas de baches y de aguas albañales que corren por todos los lados poniendo en peligro la salud de los habitantes del lugar .

Es preciso dejar bien establecido que constituye una verdadera injusticia culpar a la población por las ampliaciones llevadas a cabo en los edificios multifamiliares y mucho más lo es cuando se trata de resolver el problema por la vía más fácil, la demolición  Si de buscar y castigar al culpable se trata, habría que hurgar ante todo en la esencia del problema, la incapacidad mostrada por el gobierno durante décadas para dar respuesta a un fenómeno tan natural como inevitable en el mundo entero, la expansión de las familias y la multiplicación de sus necesidades, lo cual requiere de una explosión  constructiva de nuevas viviendas más amplias y confortables que permitan el reemplazo de unas por otras de acuerdo a los requerimientos de cada núcleo familiar..

Según hemos podido apreciar, las familias residentes en el Reparto Carrazana no desean un enfrentamiento con el gobierno, prefieren que esta problemática se resuelva por la vía del diálogo apelando a la razón y a la inteligencia, sobre todo a una política que no menoscabe su felicidad y bienestar. Dicen que la palabra de orden debería ser. No a la demolición, Si al espíritu de crear cosas nuevas que les devuelva  al pueblo los deseos de vivir.