Google+ Followers

Saturday, June 21, 2014

ENFERMOS Y EMBARAZADAS SIN LA DIETA REQUERIDA.

 

POLLO POR RES

Por. Oscar Ayala Muñoz. Agencia de Prensa Libre Avileña, A.P.L.A.

       Recientemente el gobierno municipal de la ciudad de Morón, en la provincia de Ciego de Ávila, decidió sustituir la carne de res por la de pollo para poder mantener el cumplimiento de la dieta que recibe una gran cantidad de enfermos todos los meses como son los diabéticos, algunos cancerosos, etc. y también las embarazadas.

Esta sustitución comenzó a regir a partir del mes de mayo del presente año. Como resultado, cada enfermo y embarazada recibió una libra y media de pollo, lo mismo sucedió en el presente mes de junio y seguirá manteniéndose por tiempo indeterminado, hasta tanto no se restablezca el peso promedio del ganado vacuno establecido oficialmente para proceder a la matanza

De acuerdo a informaciones oficiales brindadas por la radio local en el programa De Todos y para Todos, a comienzos del mes de mayo, la situación del ganado con el que se cuenta para la matanza con el fin de distribuir a determinados enfermos, es bastante crítica debido a su bajo peso, debido a ello, en caso de sacrificio, su rendimiento sería muy bajo, a lo que se uniría las incontables quejas de la población por la mala calidad de la carne.

Si anteriormente con la entrega de carne de res mensual era una falta de respeto denominarla dieta por la irrisoria cantidad entregada percápita – una libra y media - , equivalente a 0.8 onzas diaria, ahora con mucha más razón lo es, porque como sabe todo el mundo, la carne blanca del pollo tiene un rendimiento mucho menor que la de res después de ser procesada, además, sus valores proteicos son mucho más bajos. Se sabe además que la carne del pollo no posibilita como la de res la elevación de la hemoglobina, proceso que necesitan la mayoría de los enfermos que requieren de una dieta

Hasta el momento las quejas de muchos enfermos consumidores de carne dieta, como comúnmente se le denomina, están referidas también a que es menos gustada por su semejanza a una especie de vagazo que no tiene gusto a nada debido al tipo de alimentación que reciben los pollos de granja.

Es preciso aclarar que en la práctica, la carne de dieta por lo general es consumida por cualquier otra persona, menos por enfermo que la necesita. Como bien decía un diabético de 32 años al salir con su carne de dieta de la carnicería, “… al final mi hija de 9 años y mi mamá ciega de 83 años, son las que siempre acaban por comerse mi dieta, porque sería tremenda “mier … “ de mi parte comérmela delante de ellas sin compartirla ….”